Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El “pinche tirano”, un cretino que te ayuda a descubrir tu yo auténtico

El “pinche tirano", un cretino que te ayuda a descubrir tu yo auténtico

El pinche tirano es esa persona que se presenta en tu vida como alguien que te incordia hasta sacarte de tu centro, te da golpes bajos para hacerte la vida imposible y utiliza múltiples estratagemas hasta que consigue despertar el dolor que hay en ti.

Todos tenemos algún pinche tirano cerca, a veces más de uno. Este personaje busca siempre el lado negativo de lo que haces o dices y te intenta desacreditar continuamente ante los demás, de esta forma te hace partícipe de sus propias frustraciones.

Estas personas molestas hacia las que sentimos una gran animadversión también tienen algo valioso para nosotros ya que nos hacen de espejo, reflejando las heridas desatendidas de nuestro interior y por ende abriendo el camino de la curación.

A veces un pinche tirano es la única herramienta que las heridas encuentran para llamar nuestra atención, y es gracias a él que podemos mirar hacia dentro para atenderlas y cuidarlas. Es decir, el malestar que nos causa un tirano, bien utilizado, nos ayuda a escuchar el grito de socorro de esas viejas partes dañadas y olvidadas en nosotros.

En la medida en la que vamos atendiendo esas heridas, vamos reduciendo su grito de auxilio, la intensidad de su dolor y, por tanto, su nivel de importancia. A esto se refiere Carlos Castaneda, el autor mexicano que se inventó el término, al hablar del pinche tirano como un aliado para reducir nuestra importancia personal.

Cuando nuestras heridas son profundas y desconocidas, ocupan un gran espacio en nuestra vida llegando incluso a dominarla por completo. En ese caso nos identificamos con ellas y nos damos una gran importancia personal porque ese dolor oculto necesita manifestarse de alguna forma a través de nosotros.

Sin embargo, cuando las reconocemos, atendemos y aprendemos a crear cierta distancia entre ellas y nuestra identidad personal, se abre un nuevo espacio interno en el que puedo decidir como actuar porque el dolor ya no me domina y, por tanto, el pinche tirano tampoco.

Si cuidas tu dolor disminuyes tu drama personal, accedes a un espacio profundo -más allá de tu herida- en el que conectar con tu yo auténtico, que es el que tiene el verdadero poder. Entonces el pinche tirano pierde influencia en tu vida y tu te vuelves más libre.

Visto así, el tirano es una invitación a desarrollar la inteligencia necesaria para usar lo que nos perturba a favor de nuestra sanación y crecimiento, disminuir exageraciones y reducir al mínimo el nivel de importancia personal que nos damos cuando no somos conscientes de nosotros mismos.

Para ello, debemos estar muy atentos y evitar la frecuente trampa de irnos excesivamente hacia fuera y perder nuestra energía sucumbiendo a las provocaciones del tirano y entrando en su juego, en vez de usarla para ir hacia dentro y cuidar de eso que lleva tanto tiempo abandonado.

Bien mirado un pinche tirano te puede ayudar a regresar a ti. Te sirve de despertador y, con la práctica, te enseña a centrarte y a sostener la incomodidad para poder transitarla y trascenderla, una y otra vez, hasta que el cretino haya perdido su poder en tu vida.

La mejor arma contra el pinche tirano es reconocerlo, ver de qué manera te afecta su presencia, recordar que es un personaje que surge para fortalecerte ya que te ayuda a colocarte en tu lugar, a ver las partes de ti que están dañadas y a reconocer tu verdadera valía.

El pinche tirano pierde fuerza cuando tu dejas de perder tu energía luchando contra él. Cuando te colocas en un lugar de comprensión, amor y poder, sin exagerar tu importancia personal, entonces suele ocurrir que misteriosamente, el pinche tirano desaparece.

Mientras tanto, es conveniente poner límites, cuidarse y tomar las medidas necesarias para reducir la influencia de esta persona en tu vida. El mejor antídoto se encuentra en el arte de equilibrar esta fórmula:

Reducir el nivel importancia + Autocuidado

¿Cuál es el pinche tirano que hay ahora en tu vida?
¿Qué herida ha venido a mostrarte?

Dejar un comentario

tres × tres =

Ir hacia arriba